Actualmente estamos viviendo en un estado de alarma tanto en España como en otros países, todos hemos sido afectados por la pandemia mundial del coronavirus. A menudo observamos en los medios de comunicación convencionales como nos taladran los sesos con la nueva normalidad, las restricciones y que debemos hacer un sacrificio en estos momentos de crisis. Pero, ¿cuántas libertades estamos dispuestos a perder?

Con las crisis, los poderosos se engrandecen haciéndose más fuertes y ejerciendo más presión sobre los ciudadanos.

Como expresa Naomi Klein en «The Shock Doctrine» a menudo, en momentos de crisis se introducen medidas que coartan nuestras libertades individuales. Frecuentemente se aceptan este tipo de medidas, puesto que se dice que son algo ‘temporal‘, pero como podemos comprobar históricamente, cuando este tipo de legislación se pone en marcha, rara vez se revoca.

Nuevo Orden Mundial (NWO)

La nueva normalidad. ¿Cuántas veces habremos escuchado esta referencia en boca de los miembros del gobierno?


Pasaportes de vacunación

Si hay algo que me ha caracterizado siempre es el escepticismo, sobre todo de quienes dicen tener la verdad absoluta y la solución a todos los males, es decir de nuestros gobernantes.

Aquellos que te dicen que no es momento para dudar, que debes confiar en la ciencia y en los médicos, los mismos que te mienten, te ningunean y se contradicen constantemente. Ahora pretenden forzar esa vacunación a personas escépticas privándolas de libertad, personas que no se fían (y tienen todo el derecho a ello), personas que no han tenido acceso a la vacuna porque viven en países del tercer mundo. ¿Aún vamos a hundirlos más?

Cómo he explicado arriba, a menudo estos cambios nunca se revierten, así pasó con la escalada en seguridad y control por parte de la NSA en EE.UU. después del ataque a las torres gemelas. ¿Qué mejor manera de recortar libertades que por el bien y seguridad de los ciudadanos?


Algo que parecía una distopía, un mundo digno de aparecer en la serie ‘Black Mirror‘.

Filantropía o avaricia enmascarada

Últimamente muchos de los gigantes de empresas tecnológicas como Microsoft, Amazon o Google, están abogando por la agenda 2030. Lo están haciendo a un nivel ininteligible dado que van mucho más allá de la fachada que presenta cualquier empresa fiel a la responsabilidad social corporativa.

La digitalización y centralización de todas las facetas de nuestra vida cotidiana es el sueño de estos seres elitistas, que quieren imponernos su forma de ver el mundo al resto y a pesar de que ya somos muchos quienes dudamos de este tipo de personajes, ellos siguen adelante con su plan, disfrazándolo su egoísmo y avaricia como filantropía.

 

Agenda 2030


¿Desde cuándo las grandes corporaciones han tenido como objetivo ayudar a los desfavorecidos? Pin por aquí, pin por allá, no verás a tonto sin su chapita. Nos tratan como a inútiles, obligándonos a adoptar un estilo de vida ultra-austero mientras ellos (las élites económicas) viven como auténticos reyes, amasando cada vez más y más riqueza.

Volvemos al punto anterior, todas estas agendas, los objetivos de desarrollo, todo es una máscara para oprimir a la población mientras que las élites económicas se regodean en el Foro Económico Mundial (FEM).

Scan to Donate Bitcoin to Admin Secreto Capital
¿Te ha gustado este artículo?
Dona Bitcoin a Admin Secreto Capital.